inclusão de arquivo javascript

Los mejores y peores actores-directores de Hollywood | Blog: Es cine mamá... - Cine - Terra España
Los mejores y peores actores-directores de Hollywood | Blog: Es cine mamá... - Cine - Terra España

Es cine mamá...

Los mejores y peores actores-directores de Hollywood

0 Comentario

La historia del actor (o actriz) que decide dar el salto al otro lado de la cámara es una de las más viejas de Hollywood. Es el pan de cada día en la meca del cine. Los intérpretes, empujados por la curiosidad o la ambición creativa, deciden tomar las riendas de una producción y poner su firma en la casilla de “director”. El fenómeno se da tanto en jóvenes actores como en los más veteranos. Y, de hecho, la cartelera española nos permite estudiar la cuestión por partida doble. Primero, gracias a Coriolanus, la adaptación del drama de Shakespeare con la que Ralph Fiennes (El paciente inglés, la saga de Harry Potter) se estrena en la dirección. Y luego con El cuarteto, con la que el bueno de Dustin Hoffman (Tootsie, Rain Man) se saca la espinita que dejó clavada en 1978, cuando dirigió parte de la película Libertad condicional, pero su trabajo no constó en los créditos. Así, vemos como estos colosos de la interpretación debutan como realizadores y se suman a una nómina de actores/directores en la que hay de todo: desde nuevos maestros del cine hasta directores de pacotilla. Para demostrarlos, os presentamos una personal lista con los mejores y peores actores/directores de Hollywood.

LOS MEJORES

Clint Eastwood. Cuando pensamos en grandes actores que se convirtieron en grandes cineastas el nombre de Clint Eastwood es el primero que suele venirnos a la cabeza. Y es que el “hombre-sin-nombre” de los spaghetti westerns ha acabado convertido en el último gran cineasta “clásico” de Hollywood. Sus Oscars por Sin perdón y Million Dollar Baby son un testimonio inequívoco de su talento, que sin embargo se ha extendido mucho más allá del western y el drama. ¿Quién hubiese dicho que Harry (el sucio) sería capaz de componer una oda romántica como Los puentes de Madison?

Jon Favreau. El caso de Favreau es peculiar. Como actor, se dejó ver por un buen número de películas y series antes de alcanzar una cierta notoriedad gracias a su papel de novio “friki-del-deporte” de la Mónica (Courteney Cox) de la serie Friends. Y cuando parecía que Favreau había tocado la cima de su potencial, su salto a la dirección le llevó más lejos de lo que, seguramente, había imaginado nunca. Primero fue la comedia Elf, un vehículo (muy taquillero) al servicio del talento actoral de Will Ferrell. Y luego, el remate: la saga fílmica de Iron Man, dos películas ampliamente adoradas por el gran público y también por la crítica especializada.

Ben Affleck. Este caso es todavía más espectacular que el de Favreau. No es sólo que Affleck haya llegado más lejos como director que como actor, sino que su faceta como realizador le ha permitido exorcizar su funesta carrera actoral. Hace sólo unos pocos años, Affleck era el hazmerreír de Hollywood: arrastrándose de fracaso en fracaso, el actor (que había empezado su carrera ganando un Oscar al mejor guión por El indomable Will Hunting) era más conocido por sus romances que por su trabajo. Sin embargo, todo cambió cuando Affleck decidió tomar el toro por los cuernos y labrarse sus propias oportunidades. Primero fue la dramática Adiós, pequeña, adiós; luego vino la vibrante The Town y ahora con Argo está en plena carrera por los Oscars de mayor peso (ya se llevó el Globo de Oro al mejor director y a la mejor película dramática). Y ahora, ¿quién para a Afleck?

Drew Barrymore. ¿Quién hubiese imaginado que la niñita de E.T. el extraterrestre nos acabaría regalando una película tan emocionante y vitalista como Roller Girls? Por desgracia este dramedy sobre una adolescente desorientada que encuentra su lugar en el mundo en una liga femenina de roller derby no acabó de convencer al gran público. Sin embargo, desde aquí reivindicamos el talento de Barrymore a la hora de inyectar verismo psicológico y genuino optimismo a su retrato de la adolescencia. Esperamos con mucho interés el próximo trabajo de Barrymore detrás de la cámara.

George Clooney. Después de tocar el estrellato gracias a la serie Urgencias, así como a un buen puñado de superéxitos fílmicos (de Ocean’s Eleven a Syriana), Clooney decidió demostrar al mundo que no era sólo una cara bonita (o el soltero más deseado del planeta). Así que se sacó de la manga un grupo de sólidos trabajos como director, de la interesante Confesiones de una mente peligros a la sombría Los idus de marzo, pasando por su obra magna, la espléndida Buenas noches y buena suerte, con la que incluso aspiró al Oscar al mejor director.

LOS PEORES

Eddie Murphy. Como actor, la carrera de Eddie Murphy dibuja una interesante parábola que alcanzó su punto álgido en los años ochenta con la saga de Superdetective en Hollywood y comedias como Entre pillos anda el juego; para luego precipitarse en los abismos de la comedia multi-personaje con sobredosis de maquillaje de latex. Por su parte, como director, la trayectoria de Murphy tiene un único i olvidable episodio: la película en cuestión es Noches de Harlem (1989), en la que Murphy quiso homenajear a un ya renqueante Richard Pryor con un cóctel de cine negro y comedia que no cuajó.

William Shatner. Sí, aunque los fans de Shatner y de Star Trek llevan décadas intentando olvidarlo, los hechos son inamovibles. En 1989, Shatner, el eterno Capitán Kirk, aceptó una de las misiones más arriesgadas de su trayectoria: dirigir una de las entregas fílmicas de la saga. El episodio fue titulado como Star Trek V: La última frontera, y aunque fue un relativo éxito de taquilla, la crítica defenestró el filme, elevándolo a la categoría de bodrio infumable. El mandoble fue tan sonado que la película ha quedado como una de las manchas más negras de todo el universo trekkie.

Angelina Jolie. El 2011 debía ser un año clave para Angie. Con En tierra de sangre y miel, la rutilante estrella de Hollywood debía demostrar al mundo que, lejos del glamour, su corazón estaba del lado del arte más políticamente comprometido. En ese sentido, la Jolie consiguió lo que quería. La prensa dedicó páginas y páginas a su truculento drama acerca del inhumano maltrato de mujeres durante la Guerra de los Balcanes. Sin embargo, del lado de la crítica las cosas fueran bastante diferentes. Pocos fueron los que se atrevieron a defender el filme y la mayoría expresó sus dudas acerca de los excesos de crueldad y sentimentalismo de la obra. Los más críticos, acusaron a la Jolie de hacer un cine manipulador, empeñado en utilizar las peores armas fílmicas para transmitir un noble mensaje. 

Nicolas Cage. Hasta el momento, la única incursión del histriónico Nicolas Cage en la dirección cinematográfica lleva el título de Sonny. La película de 2002 no fue del gusto de los distribuidores internacionales y tuvo una vida muy limitada en el mercado norteamericano. La película, un festival de dramatismo, cuenta la historia de un gigoló (interpretado por James Franco) que intenta escapar de su chulo, que es nada más y nada menos que su propia madre.

Madonna. Durante décadas, Madonna ha demostrado ser la inequívoca reina del pop: una incontestable fabricante de éxitos musicales. Por su parte, su relación con el cine ha sido bastante diferente. Y es que, si como actriz ha tenido sus éxitos, como directora no ha conseguido hacer cuajar un estilo propio. Sus dos películas hasta la fecha (Filth and Wisdom y W.E.) son escaparates estilísticos con muy poca sustancia. La última fue un notorio fracaso de taquilla en el Reino Unido, donde los críticos la acusaron de ser “monótona” y “tortuosamente torpe”. Eso sí, la canción de la película se llevó un Globo de Oro a la mejor canción original. Zapatero a tus zapatos.

Manuel Murillo Yánez Manuel Murillo Yánez

Manuel Murillo Yánez

Reportajes y artículos relacionados con la actualidad, curiosidades, estrenos o cualquier cosa referente a temas estrictamente cinematrográfica terracine.



comparte y suscríbete al blog




Sorry, your browser does not handle frames!<a href="http://www.terra.com.br/"> terra </a>

 
 
Leia também X El invierno olímpico según el cine