publicidad
16 de diciembre de 2009 • 09:38

Belén Esteban enseña su nueva cara en la portada de la revista Lecturas

La princesa del pueblo posa por primera vez tras la operación de cirugía estética y asegura sentirse una mujer nueva, dispuesta a convertirse, al fin, en madre por segunda vez

 

Eran, sin duda, las fotos más esperadas. Después de dos semanas de convalecencia –algo que le ha permitido engordar cuatro kilos-,

Belén Esteban se ha decidido, al fin, a enseñar su nuevo rostro

. Y lo ha hecho en la portada de revista

Lecturas

, la publicación que finalmente se ha llevado ‘el gato al agua’ de la exclusiva de las primeras imágenes de la ex de Jesulín con el que será, a partir de ahora, su nuevo aspecto.

Y para ello, Belén se ha decantado, finalmente por la revista Lecturas, la que es desde hace unos años su publicación de cabecera. Este viernes, si su recuperación se lo permite, reaparecerá en el plató de Sálvame Deluxe para que los espectadores de Telecinco vean los resultados de esta operación ‘en vivo y en directo’.

Sobra decir que la ex de Jesulín de Ubrique es la protagonista indiscutible de la portada de Lecturas, que publica en su interior las esperadas imágenes de la colaboradora tras reconstruirle el doctor Vila-Rovira el tabique nasal, haberle quitado las bolsas de los ojos y haberle rellenado los surcos nasofaciales con ácido hialurónico.

Aunque en su rostro aún puede apreciarse cierto hinchazón, lo cierto es que la expresión de la cara le ha cambiado por completo y su nariz se presenta mucho más respingona, los pómulos y el mentón más marcados y los labios –no sabemos si como resultado de la intervención- más voluminosos.

En su interior, la revista publica un amplio reportaje fotográfico de la colaboradora de Telecinco Belén con hasta cuatro vestidosde noche diferentes y una estola de piel. El escenario elegido, una mansión de suelos de mármol y jardines de fondo con árbol de Navidad incluido.

La entrevista que acompaña al que está llamado a ser el reportaje de la semana o de la temporada, ha sido realizada por Jorge Javier Vázquez, autor también de las últimas exclusivas que ha concedido la ex de Jeulín a esta revista. Al presentador catalán, la joven le confiesa que se siente una ‘mujer nueva ilusionada y con fuerzas para volver a ser madre’.

Para ello, reconoce que ya se ha puesto manos a la obra: ‘Ahora sí que voy a por el segundo. Me he dejado de tomar la píldora y estoy haciéndome los análisis oportunos para saber si todo está en orden. Fran está como loco’, asegura Belén en un momento de la entrevista.

Si hay que elegir, Belén, prefiere otra niña, para la que ya tiene elegidio hasta el nombre: ‘Se llamará Lucía’, dice ilusionada.

Como ya confirmó a tarvés de una llamada telefónica con el plató de Sálvame, Belén reconoce que cree que ‘lo debería haber hecho mucho antes… Pero lo cierto es que tenía miedo’, admite. Belén reconoce que lo hizo finalmente por la insistencia de sus compañeros de trabajo ya que ella ya estaba acostumbrada a verse como se veía. Ahora, al ver el resultado –al quitarse el vendaje no pudo evitar emocionarse- dice que ‘si comparas el antes y el después y buscas los siete errores, como en los crucigramas, te salen hasta diez’.

No sabemos si diez son las diferencias, pero lo que sí es cierto que el cambio es impresionante y que el resultado del paso por el quirófano salta a la vista. Belén recuerda que en los momentos previos ‘estaba muy nerviosa’ y que dejó, incluso, su casa llorando. Así es como también se quedó su marido, Fran, cuando se la llevaron al quirófano, sin parar de repetirla, según confiesa la propia Belén, lo mucho que la quería.

Aunque ahora está encantada con el cambio y no para de llamarla ‘guapa’, Belén asegura que su hija Andrea era la que más se oponía a su paso por el quirófano: ‘Me decía: ‘Por favor no te operes, mamá, no lo hagas’. Cuando la vio, ya en casa, no pudo evitar preguntarla: ‘¿Dónde está tu nariz?’.

Aunque el cirujano ya detalló el viernes en el plató de Sálvame Deluxe todos los pormenores de la intervención, Belén explica en esta entrevista lo que le han hecho en la clínica Teknon: ‘Me han reconstruido la nariz. Para eso han tenido que quitarme un cartílago de la costilla y eso es lo que hoy más me duele. En la operación también me han quitado las bolsas de los ojos y me han rellenado los surcos nasofaciales, que tenía muy marcados, con ácido hialurónico’.

El detonante de su paso por quirófano fue haber sido elegida para presntar las campanadas de Telecinco junto a Jorge Javier Vázquez. A él le reconoce que como ya están a la vuelta de la esquina está ‘de los nervios. Y seguro que ese día lloraré porque me acordaré mucho de mi madre. ¡Si él me viera!’, añade.

Estas serán, sin duda, las Navidades más diferentes de Belén. Son las segundas como casada, estrena aspecto y no podrá estar parte de las fiestas con su madre ya que ésta se desplazará hasta Benidorm para estar con su hermano mayor, enfermo con una parálisis.

Pero, sin duda, el cambio más importante reside en la inyección vital que le ha supuesto esta mejora física. Y para muestra, un botón: En esta entrevista, y por primera vez después de mucho tiempo, en ella no hay rastro del nombre del torero de Ubrique por el que saltó a la fama. ¿Significa esto que estamos, realmente, ante una nueva Belén Esteban? Habrá que esperar para saberlo. El viernes, con un vestido negro palabra de honor y taconazos, lo descubriremos en el plató del programa más canalla de las noches de los viernes de la cadena de Vasile, donde, según parece, no ha sentado demasiado bien esta exclusiva. El cirujano que la operó, Ramón Vila-Rovira, aseguraba el pasado viernes que había intentado que su nuevo aspecto fuera, ante todo natural. Para ello, aseguraba que había intentado buscar ‘un equilibrio en la cara. Le he estrechado un poco la nariz y se ha resaltado un poco los pómulos y el mentón’, algo a lo que, por cierto, no hace referencia Belén en la entrevista de Lecturas.

La nariz se ha estrechado gracias a la rinoplastia. El injerto se obtuvo de una de las costillas. Se le ha realizado también una blefaroplastia, eliminándola con ella las bolsas de los ojos y parte de los párpados. Además, se le han resaltado los pómulos y el mentón para dar más armonía al rostro.

Y como era de esperar, no han tardado en aparcer comentarios de todo tipo en los medios de comunicación, donde se asegura que la ex de Jesulín está 'irreconocible' y se la ha llegado a comparar con Paris Hilton, Rociítio y hasta con su ex cuñada, Carmen Janeiro.

Terra Corazón / Kometa