Corazón

publicidad
10 de julio de 2012 • 13:02

Pablo Escobar llega a la TV de EEUU como "El patrón del mal"

El capo colombiano de la droga Pablo Escobar en Medellín, en una foto de archivo de 1984. Un serie colombiana sobre Escobar, "Escobar, el patrón del mal", se transmite a partir del lunes 9 de julio del 2012 en Estados Unidos por Telemundo.
Foto: Archivo / AP
 

A 19 años de su muerte la imagen de Pablo Escobar está más viva que nunca gracias a una serie de televisión que relata la vida de uno de los hombres más temidos y buscados en la historia del narcotráfico, "Escobar, el patrón del mal".

La serie, que debutaba el lunes en Estados Unidos a través de la cadena Telemundo tras haber generado impacto en Colombia, fue controvertida en su país por el riesgo de convertir en héroe a Escobar y a su banda de malhechores y, así, reforzar la cultura mafiosa que en esa época dominó en el país.

La serie también abrió viejas heridas al revivir algunos de los momentos más difíciles de su historia contemporánea relacionados con el legendario narcotraficante. Fue una época de atentados y bombas en la que fueron asesinadas eminencias como el ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, el director del diario El Espectador, Guillermo Cano, y el candidato presidencial Luis Carlos Galán, entre muchos otros periodistas, jueces, policías y magistrados.

Los productores de "El patrón del mal", el lanzamiento más visto de la televisión colombiana tras alcanzar un promedio de 62,7% de 'share' (unos 11 millones de espectadores), quisieron narrar la serie desde la perspectiva de las víctimas de Escobar, cuyos sobrevivientes desean mostrar quién fue realmente este personaje y cómo llegó a convertirse en el narcotraficante más temido, para que los espectadores puedan entender el daño que le hizo a su patria.

"Creo que era el tiempo de contar la historia de Escobar", dijo Juana Uribe, productora de la serie cuya madre, Maruja Pachón, fue secuestrada por Escobar, quien además fue responsable del asesinato de su tío, Luis Carlos Galán.

"La idea surgió de haber visto muchas de las denominadas 'narconovelas' en las que veía que la gente estaba recibiendo sólo un lado de la historia a través de unas series descontextualizadas en las que se presentaban mafiosos que tenían un lado falso", dijo Uribe. "Entonces dijimos, 'Si a la gente le gusta ver las novelas de estos bandidos vamos a contarles la historia del más grande de todos, pero también de quienes habían dejado la vida oponiéndose a ellos y tratando de que el país no cayera en manos de estos bandidos'''.

Por esta razón, decidió junto a Camilo Cano, hijo de Guillermo Cano y coproductor de la serie, comprar los derechos audiovisuales del libro "La parábola de Pablo" del periodista y ex alcalde de Medellín Alonso Salazar que, asegura, es una investigación juiciosa y atinada de lo que fue la vida de Escobar y su influencia en el país.

Uribe afirma que "El patrón del mal" no pretende idealizar la imagen de Pablo Escobar, como muchos sectores de la sociedad han tratado de señalar. Por el contrario, dice, el mostrar al personaje en todas sus facetas llevará al público a entender "el tamaño de monstruo que era".

"Creo que hemos logrado hacer un Escobar de verdad y mostramos al delincuente en toda su dimensión. Hay unos capítulos en los que la gente siente una fascinación por ese personaje y luego entienden el mal del que era capaz", dijo Uribe, agregando que también se muestra al hombre generoso que fue y sus aportes a su comunidad, aunque siempre para su propio beneficio.

El guión estuvo a cargo de Juan Camilo Ferrand, cuyos créditos también incluyen las series "El Cartel" y "Las muñecas de la Mafia" y quien pasó dos años y medio trabajando en la adaptación televisiva de la vida de Escobar para hacerla lo más cercana posible a la realidad.

Además de usar la información del libro de Salazar, Ferrand entrevistó a víctimas, visitó y conversó con locales en las comunas de Medellín, de donde Escobar era originario, y estudió juiciosamente los archivos periodísticos sobre su personaje principal.

"Esta serie se acerca bastante a la realidad y la ficción obedece a cómo se hilan los eventos, a cómo las familias se desenvuelven entre sí y a cómo era Escobar en su intimidad, a pesar de que en que el libro de Salazar están explícitas muchas de las relaciones con su madre, con su esposa, con su amante y con sus hijos" dijo Ferrand. "Creo que podría decir que el 80 o 90% de lo que se ve en la serie es muy ajustado a la realidad. El resto es imaginación literaria para hacer algo de ficción".

El guionista recalcó que "El patrón del mal" hará más que entretener al espectador: le permitirá entender, a través de la historia del personaje, cómo se inició el fenómeno del narcotráfico en Colombia.

"Esto nos va a ayudar a todos a ver con otra perspectiva lo que está pasando actualmente en países como México", opinó.

Patricia Téllez, profesora de la Facultad de Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá, considera que el personaje de Escobar está tan bien logrado que difícilmente resaltan los "buenos" de la historia, como Galán o Guillermo Cano.

"Entonces hay una discusión en torno a esa ambigüedad de buenos y malos, y detrás de todo eso hay un debate en el sentido de qué está pasando con la oferta de programación televisiva en Colombia que está exaltando ese tipo de historias y de cuál podría ser la televisión que los colombianos necesitan", dijo Téllez.

Mientras este tipo de historias representen altos ratings se van a seguir presentando producciones como ésta, pues el "rating impone los contenidos, impone los géneros e impone la parrilla de programación en este país", advirtió la académica.

A su vez, el analista de medios Germán Rey, director del Centro Atico de la Universidad Javeriana, señaló que el lanzamiento de la serie en Estados Unidos corre el riesgo de reafirmar algunos de los estereotipos que se tienen de Colombia en el exterior, pues la imagen que muestra no logra abarcar toda la realidad en su complejidad.

"Creo que los norteamericanos pueden quedarse con una imagen estrambótica de este fenómeno, sin que entiendan muy bien que no se trata de realismo mágico que este señor tuviera, por ejemplo, hipopótamos o trajera jirafas de Africa. No sé si se alcanzará a percibir el sufrimiento, el dolor y el cambio que todo esto provocó en toda una sociedad", dijo.

Sin duda uno de los aspectos más atractivos de la serie el realismo que ha logrado el actor Andrés Parra al personificar a Escobar, no sólo por su gran parecido con el narco, sino por la forma convincente en que ha amoldado sus gestos y manera de hablar a los de su personaje.

En una entrevista telefónica con la AP en Bogotá, Parra dijo que para lograr ese parecido debió someterse a una rigurosa preparación de tres meses en la que estudió a Escobar, se dedicó a leer acerca de su vida, ver documentales y recopilar toda la información concerniente a la Colombia de esa época.

"La imagen de Escobar está idealizada en el mundo antes de esta serie y eso no tiene que ver con nosotros", dijo el actor de 34 años, quien se dio a conocer como "Anestesia" en otra serie sobre narcotráfico: "El Cartel". "Al final (Escobar) va a seguir siendo odiado y va a ser venerado", añadió sobre este personaje.

A pesar de que la esta historia es relatada desde el punto de vista de las víctimas, algunos allegados de las mismas consideran que deja algunas interrogantes sin responder.

"Debo admitir que al principio no fue fácil aceptar la idea de que se hiciera una serie con el nombre de Pablo Escobar por el dolor que ha causado a este país", dijo Rodrigo Lara, hijo del asesinado ministro de justicia Lara Bonilla.

Indicó que en un comienzo tuvo reparos porque la historia basada en el libro de Salazar "consistió básicamente en unos pantalones largos que pusieron para tapar la responsabilidad de muchos socios y políticos aliados de Escobar, desapareciéndolos del contexto y de su responsabilidad del surgimiento de Escobar y del cartel de Medellín".

Sin embargo, aceptó que los productores han hecho un gran esfuerzo para lograr un equilibrio entre relatar la historia del país de la manera más fidedigna y al mismo tiempo entretener, principal objetivo de una serie televisiva.

"Escobar, el patrón del mal" es considerada una de las más ambiciosas producciones colombianas con un costo de 170.000 dólares por capítulo. Se transmitirá de lunes a viernes a las 9 pm hora del este de Estados Unidos (0100 GMT) por Telemundo.

___

El corresponsal de AP en Bogotá César García contribuyó con este reporte.

AP AP - The Associated Press. Todos los derechos reservados.

Este material no puede ser copiado, transmitido, reformado o redistribuido.