publicidad
29 de noviembre de 2013 • 18:13

El ilustrador Aleix Gordo expone en Tokio junto al japonés Tadaomi Shibuya

El ilustrador Aleix Gordo expone en Tokio junto al japonés Tadaomi Shibuya
Foto: Agencia EFE / © EFE 2013. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.
 

El ilustrador y muralista español Aleix Gordo Hostau expone desde hoy en Tokio junto al artista japonés Tadaomi Shibuya, en lo que supone un encuentro "muy particular" entre un occidental fascinado con Japón y un japonés con grandes influencias occidentales.

La exposición, que se puede ver desde hoy en la galería Midori.so, lleva por título "WAYO-SECCHU", que es como los japoneses llaman a todo aquello que mezcla su cultura y la occidental.

En la muestra cada artista expone quince serigrafías creadas exclusivamente para la ocasión, además de un mural gigante de gran formato creado entre los dos.

Durante la inauguración realizaron además un "live painting" a cuatro manos, que quedará expuesto en la galería.

Gordo Hostau, que se declara admirador desde hace muchos años de Shibuya, al que califica como "un ilustrador y muralista bestial", considera la oportunidad de haberle conocido y trabajado con él como "un regalazo".

El joven artista de Barcelona, que ha pasado un mes en la capital nipona preparando la muestra, reconoció a Efe que llevaba mucho tiempo preparando este viaje.

"Mi relación con Japón viene de lejos. He estudiado japonés, caligrafía e hice Kendo (arte marcial nipón) durante ocho años", explica el ilustrador fascinado además con el manga.

En este sentido, Gordo Hostau cuenta entre sus referencias con series de televisión como "Bola de Dragón", "una influencia que me persigue desde la infancia", dijo.

A pesar de su conexión con lo japonés, esta ha sido la primera vez que el reconocido admirador de ilustradores nipones como Akira Toriyama o Katsunori Ohtomo viaja al país del sol naciente.

"Es una sensación muy extraña. Me ha sorprendido mucho pero al mismo tiempo me siento como en casa. Creo que es de los pocos lugares del mundo, aparte de Barcelona, en los que viviría", cuenta el artista catalán al hacer balance de su estancia en la capital nipona.

A su vuelta a casa le espera una exposición de sus cómics en el espacio artístico La Contra de la ciudad condal que se inaugura a mediados de diciembre.

Además, este sábado se presentan algunas de sus obras en una exposición colectiva en Tiblis (Georgia) que forma parte de un ciclo itinerante de la Bienale de Santorini (Grecia).

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.