publicidad
21 de marzo de 2013 • 16:25 • actualizado a las 16:58

Teatro y danza pierden un 31% de espectadores por el IVA

Las consecuencias del aumento del IVA son la destrucción de oferta, consumo y de ocupación; reducción de la producción escénica; descenso de los ingresos; repercusión negativa en la industria auxiliar y "el mantenimiento de esta tendencia negativa".

Danza
Foto: EUROPA PRESS
 

Las artes escénicas perdieron un 31,43 por ciento de espectadores desde la subida del IVA, el pasado mes de septiembre, y hasta diciembre, en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo que se traduce en 1.800.000 espectadores menos en cuatro meses, según los datos del informe realizado por la Junta Directiva de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas de Teatro y Danza (FAETEDA).

En concreto, este estudio revela el impacto del incremento del IVA en el sector de las artes escénicas durante los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre de 2012. Las fuentes consultadas han sido las estadísticas del sector, los datos de venta on-line y los informes de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Durante este tiempo, la recaudación ha tenido un descenso global del 24,91 por ciento y la recaudación neta para las empresas ha sufrido una bajada del 32,98 por ciento, dejando de ingresar 33.297.278 euros.

En cuanto al impacto fiscal, los datos muestran que ha sido negativo sobre los ingresos de derechos de autor y sobre el margen neto de las empresas y, en consecuencia, sobre la recaudación fiscal que de estos conceptos se deriva.

Desde el punto de vista laboral, las consecuencias del aumento del IVA también han sido negativas: se han perdido 596 puestos de trabajo directos. Además, ha tenido un impacto negativo sobre la recaudación global de impuestos y Seguridad Social, estimado en 2.978.151 euros.

Según este informe, las consecuencias del aumento del IVA son la destrucción de oferta, consumo y de ocupación; reducción de la producción escénica; descenso de los ingresos, que impide asumir formatos de producción adecuados a la "necesaria variedad dramatúrgica", provocando un "serio empobrecimiento del nivel cultural y competitivo de las carteleras e imposibilitando la movilidad de espectáculos y artistas; repercusión negativa en la industria auxiliar y "el mantenimiento de esta tendencia negativa".

Europa Press