publicidad
17 de octubre de 2012 • 15:25

Descubierto un nuevo planeta en el "patio de atrás" de la Tierra

Los astrónomos han descubierto un nuevo planeta, el más cercano fuera de nuestro sistema solar y a un tiro de piedra astronómico de cuatro años luz. En la imagen, una reproducción artística muestra el planeta orbitando la estrecha Alfa Centauri B, dentro del triple sistema solar más cercano a la Tierra, en esta imagen publicada el 17 de octubre de 2012.
Foto: ESO / Reuters
 

Los astrónomos han descubierto un nuevo planeta, el más cercano fuera de nuestro sistema solar y a un tiro de piedra astronómico de cuatro años luz.

Los investigadores dicen que está demasiado cerca del Sol como para albergar vida, con una temperatura en su superficie estimada en 1.200 grados centígrados. Pero los estudios previos sugieren que cuando se descubre un planeta en la órbita de un sol, normalmente hay otros en el mismo sistema.

El nuevo planeta del tamaño de la Tierra, anunciado en la publicación científica Nature por Stephane Udry y Xavier Dumusque en el Observatorio de Ginebra, está en la órbita de uno de los soles de Alpha Centauri, a unos 25 billones de millas.

"Es un descubrimiento histórico porque tiene una masa muy baja y es nuestro vecino más cercano", dijo Udry. "Su órbita está muy cerca de su estrella y debe ser demasiado caluroso para la vida como sabemos, pero también podría ser un planeta en un sistema de varios".

En comentarios sobre el descubrimiento, el astrónomo de la Universidad de California Greg Laughlin sostuvo: "Es nuestro patio de atrás, así que descubrir que esa formación planetaria tuvo lugar allí es simplemente extraordinario".

Desde el descubrimiento de los primeros exoplanetas - aquellos que están fuera de nuestro sistema solar - a principios de la década de los 90 se han encontrado más de 800, pero este es el más cercano a la Tierra.

Llegar allí es extremadamente improbable en un futuro cercano. Laughlin estima que se tardarían unos 40.000 años en viajar hasta el nuevo planeta con la tecnología de propulsión actual.

Se detectó usando el instrumento HARPS en un telescopio en el Observatorio Europeo de La Silla en Chile. El dispositivo puede recoger los pequeños cambios en el color de la luz que procede de una estrella anfitriona mientras se bambolea bajo la influencia gravitatoria de los planetas en órbita.

El efecto gravitatorio en este caso es minúsculo, causando que se mueva de atrás hacia delante no más de 51 centímetros por segundo.

Alpha Centauri es un sistema de tres estrellas formado por dos estrellas similares al Sol y una estrella roja apenas perceptible llamada Proxima Centauri. El planeta orbita a Alpha Centauri B.

Los astrónomos han especulado sobre planetas que orbitan estos soles desde el siglo XIX, pero los planetas pequeños como este son difíciles de encontrar y los instrumentos hace poco que son lo suficientemente sensibles como para detectarlos.

"Nuestras observaciones se prolongaron durante más de cuatro años usando el instrumento HARPS", dijo Dumusque.

Los investigadores dijeron que pondrían sus datos a disposición de otros astrónomos para que revisen sus hallazgos, mientras que algunos se mostraban escépticos.

"En realidad, todavía tengo mis dudas", dijo a Reuters el astrónomo Artie Hatzes, del observatorio estatal Thuringian en Tautenburg, Alemania.

Hatzes dijo que el bamboleo detectado en la estrella podría estar causado por una serie de otros factores, por lo que los datos tendrían que ser revisados por otros astrónomos.

Pero Dumusque se mostró confiado: "Hemos considerado en este análisis todas las explicaciones posibles, incluido el ruido instrumental y el origen estelar. Al final, la solución planetaria es la más probable".

/Por Chris Wickham y Irene Klotz/

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.