Famosos

publicidad
08 de junio de 2013 • 15:56 • actualizado a las 23:25

Llegada de invitados a la boda de Magdalena de Suecia

A las tres de la tarde comenzaba el desfile de reyes, reinas, príncipes y princesas hasta la capilla del Palacio Real de Estocolmo, escenario de la boda entre Magdalena de Suecia y Chris O'Neill.

 

Ni el sol ha querido perderse este sábado la segun boda boda real que ha acogido Suecia en los últimos años. Magdalena de Suecia, la hija menor de los Reyes del país escandinavo, ha dado el sí quiero a Chris O'Neill, un finaciero de origen británico 38 años al que conoció en Nueva York, en un enlace de cuento de hadas al que ha acudido la gran familia de la realeza. 

Por la alfombra azul de la capilla el Palacio Real han ido paseando sus tiaras e impactantes vestidos de noche los reyes y reinas, príncipes y princesas invitadas, muchas de ellas con colores muy primaverales. 

Victoria de Suecia ha elegido para el gran día de su hermana un vestido rosado con detalles en crudo berenjena. El vestido está realizado en organza de seda de doble cara con capas de tul teñida a mano en tres colores, hilos de seda, hilos de lurex, perlas y cristales de Swarovski en amatista y pálido ópalo gris. La Princesa llevaba la tiara y ramillete de la princesa Lilian, con la Orden de los Serafines en una cinta con la gran estrella. El príncipe Daniel llevaba el clásico frac de con la Orden de los Serafines en una cinta con la gran estrella.

La Reina Silvia ha llegado del brazo de su hijo, el príncipe Carlos Felipe, y ha lucido un vestido de color jade de organza de seda con encaje de seda bordada y piedras de Swarovski. La tiara elegida era la de la reina Sofía, y un collar de brillantes de gota. Silvia de Suecia también llevaba la Orden de los Serafines en una cinta con una gran estrella brillante.

Las princesas se han decantado en su mayoría por tonos pastel. Ese ha sido el caso de Mette Marit de Noruega, con un diseño en encaje y capa corta a juego, Tatiana de Grecia, con un vestido en verde agua y escote en forma de corazón, Marta Luisa de Noruega, en tonos malva, Marie de Dinamarca y Sophie de Wessex, con otro en tono rosa empolvado. Sofía Hellqvist, la novia del príncipe Carlos Felipe de Suecia, ha llegado acompañada de otros invitados y se ha decantado por un vestido correcto en tonos malva. 

Una de las que más ha llamado la atención ha sido Mary de Dianmarca, que suele vestir de colores mucho más pálidos y esta vez se ha decantado por un vestido en tono coral y capa a juego de lo más favorecedor.

Marie Chantal se salta el protocolo 

Una de las anécdotas entre las invitadas la ha protagonizado Marie Chantal de Grecia, con un vestido blanco, con el que ha roto el protocolo al elegir el mismo color que la novia. La esposa de Pablo de Grecia ha lucido un diseño con el cuello y cinturón joya y clutch plata a juego con los zapatos. 

Quien tampoco dejó indiferente a nadie fue Gela Nash, la mujer de John Taylor, bajista del grupo Duran Duran, la única invitada en lucir un diseño negro y botas. La cantante Marie Fredirksson, de Roxette, también dejó a más de uno con la boca abierta por sus zapatos totalmente planos y plateados con los que llegó a la capilla del Palacio Real. Detalles, sin duda, para olvidar...

Terra Terra