Famosos

publicidad
03 de diciembre de 2013 • 14:30 • actualizado a las 14:46

Paul Walker y otras muertes trágicas de famosos

El actor Paul Walker ha pasado a engrosar la lista de famosos que, además de marcharse demasiado pronto, perdieron la vida de manera dramática. Amy Winehouse, Alfonso de Borbón o Nino Bravo son algunos de ellos...

 

La muerte del actor Paul Walker ha causado una enorme conmoción en el mundo del cine y entre los fans de la saga de acción ‘Fast & Furious’. Un accidente de coche del cual se desconocen todavía las causas ha terminado con la vida del actor de 40 años. Aún así, se barajan como hipótesis un exceso de velocidad o un fallo en la dirección del Porsche que conducía un amigo, Roger Rodas, fallecido también en el mismo siniestro.

A pesar de ser la más reciente, a lo largo de la historia han sido muchos los artistas que han fallecido con muertes tan trágicas como la de Walker. En un accidente de tráfico también han perdido la vida deportistas como la del piloto de Fórmula 1 Ayrton Senna de cuya muerte se cumplirán el próximo año 20 años. El piloto fallecía el 1 de mayo de 1994 al chocar su monoplaza contra un muro de contención en el circuito de Imola (Italia).

Aunque se barajó como posibilidad la rotura de la dirección, después se concluyó que el accidente fue a que las ruedas del monoplaza se enfriaron  tras entrar el coche de seguridad por un accidente que detuvo la carrera. Aunque han pasado casi dos décadas, su ingeniero sigue afirmando que la muerte de su compañero de equipo le sigue “atormentando”.

Foto: Gtres

También en un accidente de coche, aunque no en un circuito sino en la M-30 de Madrid fallecía Fernando Martín cuando tenía 27 años. Su coche, un Lancia Thema rojo invadió el sentido contrario y se empotró contra un Opel Kadet, cuyo conductor sufrió graves heridas que le llevaron a permanecer en silla de ruedas.

Uno de los accidentes que permanecen en la memoria colectiva más recientes es el de Lady Di y Doddy Al-Fayed, cuyo Mercedes chocó contra el túnel de la plaza del Alma en Madrid acabando con la vida de la pareja y causando, también, una enorme conmoción.

La actriz Grace Kelly, esposa del príncipe Rainiero de Mónaco, encontró la muerte a los 50 años cuando conducía su coche por una carretera cercana a Mónaco. Viajaba con su hija la princesa Estefanía, que logró salvar su vida aunque dicen que nunca ha llegado a recuperarse de tan duro trance.

Foto: Gtres

El cruel destino ha querido que la muerte de James Dean y Paul Walker haya tenido a un Porsche como protagonista. Dean, uno de los actores más atractivos del último siglo, también perdió su vida tras chocar su potente coche de alta gama contra otro vehículo. Su muerte fue inmediata. Tenía tan solo 24 años, algo que hizo agrandar más su leyenda. Los cantantes Nino Bravo y la recordada Cecilia también perdieron la vida en la carretera y también se marcharon demasiado pronto.

Muchos cantantes también se marcharon antes de tiempo por causas muy diversas, aunque con un común denominador: las drogas, los medicamentos o causas que no se han querido revelar para salvaguardar su memoria.

Michael Jackson perdió su vida a los 50 años por “una intoxicación del anestésico Propofol. Mucho más joven, con tan solo 27 años, se despidió de este mundo Amy Winehouse, cuya madre llegó a admitir que supo que su hija “moriría joven”. La joven aparecía muerta en su apartamento de Londres. Las casusas de su muerte, dos años después, siguen siendo un misterio aunque lo único cierto es que la joven bebía y consumía drogas en exceso. Su familia ha insistido en que no se encontraron sustancias ilegales en su sangre.

Bañeras y muchas incógnitas 

Tampoco se conoce las causas exactas de la inesperada muerte de la actriz Brittanny Murphy. En un primer momento se achacó su fallecimiento a una neumonía, aunque ahora, cuatro años después , su padre niega la versión oficial y afirma que se han encontrado elementos químicos en su cuerpo habituales en pesticidas y veneno para ratas.

Foto: Gtres

En la bañera fue hallada Carmen Ordóñez, cuya muerte supuso un difícil golpe para sus tres hijos. Aunque las causas no fueron reveladas por la familia, un documento al que tuvo acceso el programa ‘Donde estás corazón’, determinaba que su muerte tuvo que ver con una “necrosis miocárdica”, conocido como un infarto. Su pasado con las drogas le había llevado a permanecer ingresada en centros de desintoxicación.

De la misma manera fue hallada Whitney Houston: en la bañera de su hotel de Beverly Hills, sin vida, cuando tenía tan solo 48 años. Ella siempre había dicho que era su “mejor amiga y su peor enemiga”.

Tampoco está claro cómo murió la actriz Natalie Wood, que falleció cuando navegaba en u yate mientras navegaba por el Pacífico, frente a la costa de Los Ángeles. La bella actriz tenía 43 años y después de haber bebido en exceso y de una discusión con su pareja, la actriz intentó subirse en un bote que cayó al agua. Ahora dicen que su cuerpo sufría magulladuras y hematomas.

El 8 de abril de 1994 los fans de Kurt Kobain se despertaron con la inesperada noticia de la muerte del cantante, cuya causa oficial de la muerte fue un suicidio. El exlíder de Nirvana también se forjó una auténtica leyenda.

La misma sorpresa causó a los admiradores de Freddie Mercury su trágico final el 24 de noviembre de 1991, pocas horas después de haber reconocido que padecía sida.

En algunos casos, son precisamente, algunos admiradores desequilibrados los que terminan con la vida de sus estrellas. Un demente acribilló a balazos al cantante John Lennon. El miembro de los Beatles acaba de cumplir 40 años. El final de otro cantante, Elvis Presley también está acompañado de una gran dosis de misterio. Su novia en aquel momento encontró al artista inconsciente en el cuarto del baño. Fue imposible reanimarlo. Era un 16 de agosto de 1977, una fecha que se ha convertido en un momento de reunión único anual en torno a su querida Graceland.

Accidentes sexuales y suicidios 

El actor David Carradine fue encontrado muerto en el interior de un armario. La hipótesis de un accidente sexual fue la que más se barajó en ese momento. El fallecimiento de Mario Biondo, marido de Raquel Sánchez Silva, también ha estado rodeado de muchas incógnitas. Aunque la causa oficial es el suicidio, su familia cree que pudo tratarse de un homicidio, algo por lo que siguen luchando seis meses después.

Foto: Gtres

En la crónica española también causaron mucha conmoción las muertes del diseñador Manuel Mota, que acabó con su vida con un cuchillo en el baño de un centro de salud así como la de Alfonso de Borbón y Dampierre, padre de Luis Alfonso. Su muerte aún está sin aclarar. Se produjo el 20 de enero de 1988  mientras descendía por las pistas de esquí en las Montañas Rocosas. Un cable fue su guillotina final, algo  que sigue siendo objeto de polémica entre sus familiares.

Álvaro Bultó firma una de las últimas y más conmovedoras muertes. El deportista catalán falleció el pasado 24 de agosto de 2013 tras no abrirse las alas mientras practicaba ‘wingfly’. Tenía 51 años y según relataron sus seres queridos, se marchó “haciendo lo que más le gustaba”.

Terra Terra