Famosos

publicidad
19 de marzo de 2013 • 10:41 • actualizado a las 12:10

Letizia cumple con el protocolo 'vaticano' en Roma

La princesa de Asturias ha asistido a la Misa de Apertura del Pontificado de Francisco con traje de chaqueta negro, falda por debajo de la rodilla y velo. Como muchos esperaban, ha prescindido de la tradicional peineta, un accesorio muy 'español'.

 

Doña Letizia ha acudido acompañando este martes al príncipe de Asturias en representación de la Corona española a la Misa de Inicio del Pontificado de Francisco, un acto en el que la princesa ha cumplido a rajatabla con el protocolo 'vaticano', que exige a las mujeres que asistan con vestido -o traje de chaqueta negro- con falda a la altura de la rodilla, y velo. Al contrario que otras españolas, como la propia Reina doña Sofía, la princesa de Asturias ha prescindido de la tradicional peineta y ha llevado la mantilla de encaje sobre la cabeza.

Aunque podía elegir entre frac, traje oscuro o chaqué, Don Felipe ha elegido el uniforme de gala de del Ejército de Tierra, el que lució el día de su boda. Ha llevado también las más destaacadas condecoraciones, entre ellas el Toisón de Oro.

Los príncipes de Asturias han seguido la misa junto al Príncipe Guillermo y Máxima de Holanda, que han acudido en representación de la dinastía de los Orange cuando quedan pocas semanas para su entronización tras la abdicación de su madre, la Reina Beatriz de Holanda. Quien ha soprendido llevando mantilla negra -podría llevarla blanca al ser la mujer del soberano de Mónaco- ha sido la princesa Charlene de Mónaco, que ha acudido a Roma junto al príncipe Alberto de Mónaco.

Doña Letizia no ha podido hacer uso del privilegio de blanco, reservado solo para las soberanas católicas. Ha sido el caso de la Reina Fabiola de los belgas, que ha vestido de blanco, al igual que la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo, quienes también han seguido la misa del nuevo Papa desde los primeros bancos de una Plaza de San Pedro a rebosar de representantes de todas las intituciones y miles de fieles. 

 

Terra Terra