Famosos

publicidad
31 de mayo de 2013 • 08:35 • actualizado a las 11:10

Raquel Sánchez Silva, rota por la muerte de su marido

La presentadora, arropada por amigos y familiares, abandonaba a última hora de la tarde el domicilio donde vivía con su marido, Mario Biondo, y donde fue encontrado muerto el cámara de televisión de 36 años.

Rota por el dolor y sin poder contener las lágrimas, Raquel Sánchez Silva abandonaba su domicilio a última hora de la tarde tras conocer la repentina muerte de su marido, el cámara de televisión Mario Biondo, a los 36 años. La presentadora de 40 años salía acompañada de un amigo y ya en el interior del coche, se derrumbaba arropada por sus seres queridos.

Aunque de momento se desconcen las causas del fallecimiento, en algunos medios se baraja la posibilidad de que fuera debido a un fallo cardiaco

Al parecer, habría sido su asistenta quien habría encontrado el cuerpo del joven. Los servicios del Summa-112 se desplazaron hasta el domicilio sin que pudieran hacer nada para salvar su vida. Fueron éstos los que certificaron la muerte del joven.

Horas después, y tras ordenar el levantamiento del cadávare el juez en funciones de guardia, el cuerpo trasladado hasta el Instituto Anatómico Forense, donde se le practicará la autopsia para determinar las causas de su muerte

El joven se encontraba solo en casa, mientras la periodista y presentadora de 40 años se encontraba grabando en un estudio a las afueras de Madrid. Esa misma noche, Raquel  tenía confirmada su presencia a un acto protagonizado por la yogui Lauren Imparato en la terraza del Gran Hotel Colón.

La presentadora de Mediaset también iba a estar presente en el Mercado de Motores este fin de semana para presentar la primera colecciónd de su firma, A Tavola, creada junto al decorador Tomás Alía. Raquel estaba muy ilusionada con esta nueva faceta en su vida profesional. 

La pareja había contraído matrimonio en junio de 2012 en el Palazzo Duchi San Stefano, Sicilia, tierra natal de Biondo.El cruel destino ha querido que la pareja, muy querida en el mundo de la televisión, no haya llegado a celebrar su primer aniversario de boda. La presentadora y su marido, cuyo último trabajo había sido 'MasterChef' (La1), se conocieron en Honduras cuando ambos trabajaban en 'Supervivientes' (Telecinco). 

Lo suyo fue un flechazo y los tres meses que pasaron juntos les sirvió para darse cuenta que estaban hecho el uno para el otro. Una vez de vuelta a España, su amor continuó y en enero de 2012 anunció su boda a través de su representante. 

Quienes les conocían bien aseguraban que estaban hechos el uno por el otro, que estaban muy enamorados, algo de lo que han sido testigos no solo sus más íntimos, sino los fotógrafos y compañeros del mundo de la prensa que solían coincidir con ellos en actos públicos. Raquel solía hablar así de su marido. "Es el mejor hombre de la Tierra y es mil veces mejor que yo", reconocía la extremeña en una entrevista a la revista Vanity Fair.

Aunque no le gustaba hablar demasiado de su vida personal ante los medios, sus familiares y amigos sabían que entre los planes más cercanos de la pareja estaba el de convertirse en padres

Lo que nadie imaginaba es que la vida les tenía guardado este duro golpe. En estos difíciles momentos, Raquel Sánchez Silva, una de las presentadoras más queridas de la televisión, está acompañada de sus amigos y familiares más directos, mientras en las redes sociales compañeros y anónimos muestran sus condolencias. Desde Terra, todo nuestra fuerza y ánimo a Raquel. 

Terra