Famosos

publicidad
29 de abril de 2011 • 10:35

Desfile de elegancia y glamour en la Abadía de Westminster

A las nueve de la mañana comenzaban a llegar los primeros invitados a la boda entre Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton, que han recibido de la reina Isabel II el título de duques de Cambridge. Tocados, sombreros y trajes cortos, protagonistas indiscutibles de de los looks de celebrties y royals. Algunas de las más elegantes han sido nuestra princesa Letizia Ortiz y Victoria Beckham, con un sencillo vestido túnica azul noche de su propia colección y sombrero firmado por Philip Tracy. Elton John y su marido, primeros ministros y demás personalidades del mundo de la política, así hasta llegar al príncipe Guillermo y la reina Isabel II. Todos han ido haciendo su particular desfile hasta la abadía de Westminster y, después, del sí quiero, por el imponente Palacio de Buckingham.

Por fin ha llegado el gran día. Guillermo de Inglaterra le ha dado el sí quiero a Kate Middleton, su novia desde hace ocho años. La boda, a la que asisten 1.900 invitados, se ha convertido en el acontecimiento del año en Inglaterra. Los ojos de medio mundo miran a la Abadía de Westminster, en Londres, el templo que ha albergado tantas coronaciones, bodas y funerales de la Familia Real inglesa.

Desde las ocho de la mañana y hasta las 09.45 fueron llegando llegando a la iglesia amigos de la pareja y personalidades locales y militares. Unos de los primeros en llegar han sido David Beckham y su esposa Victoria, una de las más elegantes, de momento, de la ceremonia, con un vestido túnica azul noche de su propia colección y sombrero de Philip Treacy, autor de muchos de los tocados y sombreros de las invitadas. La diseñadora ha optado por un sencillo recogido en coleta tirante y sin apenas joyas.

El futbolista inglés ha lucido chaqué de Ralph Lauren y corbata gris. En la chaqueta, el futbolista llevaba la cruz de la Orden del Imperio Británico, que le impuso su Majestad la Reina en noviembre de 2003.

Tras ellos llegaban Elton John y su marido, David Furnish. El viceprimer ministro inglés, Clegg, con la otra española de la boda, Míriam González, vestida por el español Miguel Palacio y con zapatos de Zara, David Cameron y su esposa, Samantha, con un diseño en verde turquesa firmado por Burberry, y demás personalidades del mundo de la política hacían su entrada en la abadía de Westminster, haciendo gala de elegantes pamelas y tocados.

A continuación hacía su salida de Clarence House el príncipe Guillermo, algo nervioso, y ataviado con el traje de la guardia montada irlandesa. Le acompañaba el 'best man', el príncipe Enrique. Seguidamente iban llegando al templo el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles, con un diseño color champagne de Anna Valentine, hecho en seda. Sobre él, un abrigo bordado a mano en color azul y champagne. El sombrero, de Philip Treacy. Los zapatos, de Jimmy Choo.

A continuación la princesa Ana de Inglaterra, hermana de la Reina, las princesas Eugenia y Beatriz, ésta última con un diseño en color crudo de Valentino Haute Couture y un original y llamativo tocado de Philip Traecy, los pajes y la dama de honor, Pippa Middleton, la otra gran protagonista de la boda. La hermana de la novia, como manda la tradición, iba de blanco y, también, de Alexander McQueen.

Como manda el protocolo, la Reina Isabel II y el Duque de Edimburgo han sido los últimos en acceder al templo. Su majestad Isabel II lo hacía vestida de amarillo, luciendo un diseño de Angela Kelly, adornado con un broche que perteneció a la reina María, y conocido como 'El Nudo de los Amantes Verdaderos'.

Con la llegada a Westminster de la dama de honor, se acercaba el momento más esperado: La futura duquesa de Cambridge llegaba en el famoso Rolls Royce One propiedad de la Casa Real, y acompañada por su padre, Michael, Catherine Middleton, desvelándose así uno de los secretos mejor guardados de la gran boda del siglo.

Entre las demás royals que han destacado por su elegancia se encuentra, una vez más, la princesa de Asturias. Letizia se ha estrenado de corto y con sombrero con un diseño inspirado en los años 20 en color terracotta en musalina plisada e hilo al tono, firmado por Felipe Varela, y un sombrero a juego.

De azul pastel iban muchas de las invitadas, entre las que han destacado Carole Middleton o Charlene Wittstock. La madre de la novia ha optado por un sencillo y elegante diseño de Catherine Walker, mientras que la futura esposa del príncipe Alberto de Mónaco ha vestido de Armani Privé. Por su parte, otra de las royals que han deslumbrado en la alfombraroja ha sido Victoria de Suecia, con un juvenil vestido en color naranja.Una de las sorpresas de la boda ha sido la presencia, en quinta fila, de Chelsy Davy, con un diseño color turquesa de la firma italiana Alberta Ferretti. La cercanía del banco hace pensar que la joven sudafricana es la novia oficial del príncipe Enrique.

Terra Corazón / Kometa