Música

publicidad
01 de marzo de 2014 • 17:52

Las cuerdas de la guitarra lloran la muerte de Paco de Lucía

 

Las cuerdas de la guitarra no han sonado en el último adiós a Paco de Lucía. Su silencio sólo se ha roto en el funeral, cuando Remedios Amaya ha cantado que estaban llorando por la muerte de su maestro, el que, como ha dicho John Mclaughlin, hizo del flamenco "un lenguaje global".

Los cantaores Rubio de Pruna y Remedios Amaya han sido los únicos de los muchos artistas flamencos que se han congregado en Algeciras (Cádiz) para despedir a Paco de Lucía que se han atrevido a romper el silencio del duelo y la tristeza, además de los aplausos, jaleos y gritos de admiración y cariño de los vecinos de la ciudad natal del guitarrista.

Los dos cantaores se han atrevido a dedicar dos seguiriyas, el cante del dolor y del desgarro, al final del funeral que se ha oficiado en la iglesia Nuestra Señora de Palma

Las cuerdas de la guitarra están llorando, lloran por seguiriyas, por Paco de Lucía", cantaba Remedios Amaya haciendo una nueva versión del único cante que Paco de Lucía, que siempre deseó cantar, se atrevió a grabar en un disco, "Cositas buenas", que compuso tras la muerte de su madre.

Estos cantes han puesto el broche final al funeral celebrado en la iglesia de la patrona de Algeciras, de la que Paco de Lucía era devoto.

El féretro ha llegado a las 13.00 horas a hombros de familiares y amigos a la iglesia, que estaba abarrotada de gente que lo ha recibido entre aplausos y vítores.

Los párrocos que oficiaban la ceremonia han asegurado en la homilía que se sentían "entre dos aguas", como uno de las obras más célebres de Paco De Lucía.

"Nos encontramos entre el agua de la tristeza por la pérdida de un ser querido, de un compañero de viaje y porque Algeciras y la Humanidad pierden a un gran artista", han señalado.

"También estamos ante el agua de la esperanza, la esperanza de que Paco es acogido por el Dios de los vivos y no de los muertos y donde se reunirá con otros muchos artistas y, sobre todo, con su madre, Lucía", han añadido.

El escritor algecireño y biógrafo del guitarrista Juan José Téllez ha tomado también la palabra para recordar pasajes de la vida del artista y agradecer, en nombre de su familia, las innumerables muestras de cariño que han mostrado los vecinos de Algeciras en la despedida del guitarrista.

El artista británico John McLaughlin, que compartió trabajos musicales con De Lucía, ha participado también en el funeral, en el que ha tomado la palabra, desde el púlpito, para rememorar los tiempos vividos junto al compositor.

"Paco era un ser auténtico, como hombre y como artista, y un músico apasionado, lo que se dejaba sentir en sus trabajos y su toque de guitarra", ha señalado McLaughlin, que ha recordado las barbacoas que organizaban sus familias para celebrar los finales de año.

El guitarrista británico ha destacado la "cercanía" del guitarrista cuando, superando su innata timidez, sus admiradores le pedían una foto o un autógrafo.

"Tu herencia es tu música y tu gran labor ha sido convertir al flamenco en un lenguaje global", ha concluido.

La ceremonia, de cerca de una hora y media de duración, ha terminado con una cerrada ovación de tres minutos.

Una muestra que confirmaba lo que uno de los párrocos que ha participado en ella, Sebastián Llánez, amigo del guitarrista, ha comentado a Efe: "Paco ha sido un regalo que Dios le ha hecho a Algeciras".

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.