TV

publicidad
06 de septiembre de 2013 • 18:35 • actualizado el 15 de octubre de 2013 a las 16:29

Calleja intenta salir de la sima tras atravesar lo peor

A estas horas la expedición de 'Desafío Extremo' ha superado los -1.400 metros de la sima Krúbera-Voronya y va subiendo hacia el vivac 1 a -700 metros, pero obligados ya a racionar la comida.

 

Jesús Calleja anunció el miércoles que su expedición "al centro de la Tierra" se daba la vuelta. Las condiciones, de por si díficiles, se habían visto alteradas por las intensas lluvias. El equipo de Desafio Extremo no podía seguir avanzando y como él dijo en Cuatro: "Ahora lo que me preocupa es salir vivo de aquí".

Jesús Calleja en el interior de la sima Krúbera-Voronya, en la República de Abjasia.
Foto: @JesusCalleja

Pero el regreso desde los -1.637 metros que habían alcanzado (la meta era llegar a los -2.080) tampoco está siendo sencillo. Ayer lograron pasar el sifón que, anegado por las lluvias, les impedía continuar. Lo transmitía el equipo en el Twitter de Calleja: "Alivio, por fin. Acaban de cruzar el sifón. Han llegado al vivac 2 a -1.400 metros. No sabemos mucho más, están bien, eso es lo importante".

Las galerías que se encuentran ahora sobre sus cabezas también tendrán mucho agua, pero esperan que al menos no estén inundadas. Calleja y su equipo no ha tenido suerte. Como se leía en su página de Facebook: "Ayer tormenta, luego granizo y hoy pedazo de nevada. Qué mala suerte!".

Pendiente de lo que ocurre lleva todos estos días el hermano de Jesús Calleja. Desde el exterior de la sima Krúbera-Voronya, Kike recibe las pocas señales que indican cómo se produce el regreso de la expedición, que ya lleva seis días sin ver el sol y que ha tenido que empezar a racionar la comida.

Kike ha podido hablar unos minutos con su hermano esta misma mañana. Lo ha contado en Twitter: "Acabo de hablar con mi hermano. A las 15:30, hora abjasia (13:30 española), comenzarán a ascender hasta el vivac 1 a -700 metros".

La sima Krúbera-Voronya está en el macizo karstiko de Arabika junto al mar Negro, en la República de Abjasia. La aventura de Desafio Extremo ha requerido más de 3.000 metros de cuerda, un equipo de materiales de casi seis toneladas de peso y 600 seguros. Jesús Calleja ha estado dos años preparando este reto.

 

Terra