publicidad
06 de septiembre de 2012 • 10:13 • actualizado a las 10:26

Venecia revive un caso sobre la eutanasia que dividió a Italia

Un caso sobre el derecho a morir que causó una fuerte división entre la opinión pública de una Italia fundamentalmente católica en 2009 se sitúa en el centro con una película que explora cuestiones como la eutanasia, el suicidio y la fe religiosa y que compite por el máximo galardón en el Festival de cine de Venecia. Imagen de archivo de unas velas encendidas junto a un retrato de Eluana Englaro, que pasó 17 años en coma antes de morir cuando su padre le retiró la alimentación artificial, en la clínica en
Foto: Daniel Raunig / Reuters
 

Un caso sobre el derecho a morir que causó una fuerte división entre la opinión pública de una Italia fundamentalmente católica en 2009 se sitúa en el centro con una película que explora cuestiones como la eutanasia, el suicidio y la fe religiosa y que compite por el máximo galardón en el Festival de cine de Venecia.

"Bella Addormentata" (bella durmiente) está ambientada en los últimos días de Eluana Englaro, una mujer de 38 años que llevaba 17 años en coma por un accidente de tráfico y cuyo nombre se hizo muy conocido en Italia cuando su padre decidió suspender la alimentación artificial.

Mezclando secuencias reales de televisión y personajes ficticios, su director, Marco Bellocchio, recrea el acalorado debate que rodeó la muerte de Englaro.

Fuera de la clínica donde fue hospitalizada, activistas pro-vida se enfrentaron con partidarios de la eutanasia; dentro del Parlamento, los diputados intercambiaron insultos cuando el entonces primer ministro Silvio Berlusconi trató de imponer un proyecto de ley que habría obligado a los médicos a continuar con la alimentación de Englaro a través de un tubo.

Englaro murió cuando los parlamentarios discutían el proyecto de ley en una sesión de tarde-noche.

Con este contexto, los cuatro personajes principales de la película ofrecen puntos de vista distintos y contradictorios sobre el final de la vida, la libertad y los dilemas morales que surgen.

Aunque la película simpatiza de forma clara con las opiniones laicas, Bellocchio dijo que había evitado adoptar una postura dando voz a un amplio abanico de perspectivas.

"Mis ideas son diferentes de las de algunos de los personajes de la película, pero puedo encontrar algo con lo que empatizar en todas ellas", dijo a los periodistas después de la proyección en Venecia.

"No soy creyente pero respeto a aquellos que tienen fe y les miro con curiosidad e interés".

Dijo que había hablado sobre la película con el padre de Eluana, Beppino Englaro, quien batalló en los tribunales durante una década para retirar el tubo que alimentaba a su hija, convirtiéndose en un símbolo para los abogados partidarios del derecho a morir.

"No puso ninguna objeción. Sé que la ha visto pero no quiero decir nada sobre lo que piensa de ella", dijo Bellocchio.

El veterano actor italiano Toni Servillo interpreta a un senador del partido de centroderecha de Berlusconi que pasa a ser un político que se debate entre la lealtad política y sus convicciones personales, y también lucha para encontrar un terreno común con su hija, activista católica pro-vida.

Isabelle Huppert se presenta como la madre divina, una famosa actriz que se convierte a la religión con la esperanza de volver a despertar a su propia hija en estado vegetativo. Los intentos por terminar con su vida se ven frustrados por un médico joven.

"Bella Addormentata" es una de las tres películas italianas en la competición principal en el Festival de Venecia, que termina el sábado.

Reuters en español Reuters - Esta publicación incluye información y datos que son de propiedad intelectual de Reuters. Queda expresamente prohibido su uso o el de su nombre sin la previa autorización de Reuters. Reservados todos los derechos.